Cómo Programar tu Obra
Para programar tu obra necesitamos que nos envíes a programacion@elextranjeroteatro.com
X Ficha Técnica X Texto de la obra con pequeña sinopsis X Fecha estimada para el estreno X Otros datos útiles: Fotos, diseño de escenografía, diseño de luces, necesidades técnicas, etc.
Las obras serán consideradas según los Criterios de Selección detallados debajo.
SOBRE LOS CRITERIOS DE SELECCIÓN

Para nosotros el teatro debe plantear problemas y no soluciones, creemos que son las preguntas aquellas que pueden mover el estado de las cosas y no las conclusiones. Atendemos a que los trabajos a programarse en nuestra sala planteen un dilema que ponga en crisis los cánones del conocimiento establecido, nos interesa que esto no sólo se de en el plano del discurso si no, y sobre todo, en el terreno de los usos de los diferentes signos que conforman el lenguaje teatral.

Pensamos el teatro de un modo amplio que involucra a las artes escénicas en general por lo que esta convocatoria se abre a diferentes propuestas que sepan interpretar el sentido de nuestro mensaje.

Es fundamental para la programación que los trabajos que se proponen lleguen con el tiempo suficiente (recomendamos no menos de tres meses de antelación a la fecha de estreno) como para articular un camino común entre las diferentes alternativas de producción que ofrece la sala y las obras a presentarse. Este camino común va en dirección de ofrecer el conocimiento necesario que fortalezca la relación entre obra y espacio para así llegar a un resultado acorde a las necesidades, posibilidades y limitaciones que pudieran presentarse en el desarrollo de la propuesta. Entendemos que para esto es sumamente importante que los creadores teatrales cuenten con el tiempo necesario para elaborar una reflexión adecuada respecto del uso del espacio y la articulación de su propia obra en el mismo.

Intentaremos que la programación siga esta premisa: propuestas arriesgadas que tengan la intención de plantear problemas. Entendemos que el teatro debe servir al bien común y las únicas mejoras pueden darse en un contexto en el cual sepamos observarnos y poner en juicio nuestras creencias. Sólo en el problema se encuentra la posibilidad del cambio. La solución es quietud, el problema trae movimiento. Por eso, buscaremos que nuestra propuesta esté cercana al tipo de trabajos que plantean desequilibrios, que dejan interrogantes que sólo podrían encontrar respuesta en los mismos espectadores, según lo que cada uno de ellos traiga consigo.